Se Sociable, comparte!

Hace algún tiempo un amigo maestro me dio el secreto para estar sana y ser feliz:

“Si  deseas ser feliz, sea feliz” . “Si deseas estar sana, rodéate de espacios sanos”.

Esto me llevo a observar mi casa, oficina y  estilo de vida con un enfoque diferente.

Al poco tiempo mi salud mejoró y comencé a investigar sobre la conexión que tenemos con nuestros espacios. He profundizado en temas tales como la contaminación química y la radiación electromagnética; lo cual pueden ser dos factores estresantes en nuestras casas y oficinas.

Soy testigo de la gran mejoría de salud de muchas personas a través de los cambios efectuados en sus casas y oficinas convirtiéndolos  en espacios tranquilos y formidables  con un mínimo de contaminación química y electromagnética.

Pocas personas consideran su casa fuente de estrés, para muchos es un santuario. Un lugar seguro donde refugiarse de las presiones de sus ambientes de trabajo, por lo tanto nuestras casas deben ser espacios sanos que nos favorezcan; sin embargo no siempre es   así. Nuestras casas podrían ser las causantes de nuestro estrés; así como también son el reflejo de nosotros mismos; si la casa sufre; sufrimos nosotros desde el punto de vista físico; emocional y mental.

Muchas personas viven en casas o trabajan en oficinas con altos niveles de radiación procedente de televisores, ordenadores, teléfonos celulares, equipos de sonido y otros electrodomésticos.

La depresión, en mi opinión está directamente relacionada con el  estrés que provocan los campos electromagnéticos

El Prosac ,que es un medicamento para la depresión, lo consumen más de 35 millones de personas en todo el mundo, existiendo una conexión entre el uso de este fármaco y la presencia excesiva de la tecnología  en nuestras vidas.

Para renovar un espacio y crear un ambiente  saludable para las personas que lo habitan, hay que tener en cuenta la energía que está presente,  en los  colores, en los materiales, en las formas,  en las plantas, en la iluminación y en la ubicación y distribución de los objetos. Todos estos elementos, así como muchos otros,  ejercen una influencia profunda y constante sobre la energía de las personas y viceversa. Cuando más equilibrada esta la  energía de un espacio, más equilibrio encontraran las personas que lo habitan.

Una buena salud no solo es la ausencia de enfermedad, es también tener vitalidad, sentirse feliz; y podemos lograrlo incluyendo en nuestra dieta productos orgánicos y así como  realizando los cambios necesarios en nuestros espacios.

En Espacio Místico te invitamos a que observes tu casa con una mirada nueva, y consideres que cambios se pueden realizar para conseguir el equilibrio en tu salud y tu vida. Pregunta por nuestro asesoramiento en Feng Shui para la decoración, remodelación y arreglos del hogar.

Seamos grandes!

 

Lic. Yanet Machado

Cosmobiologo.

Especialista en Terapias Alternativa.

Sanación cuántica.

 

Se Sociable, comparte!