Se Sociable, comparte!

Analizando el significado iconográfico de este amuleto desde un punto de vista místico, podemos afirmar el hecho de que con solo la mirada somos capaces literalmente, de bendecir o maldecir a una persona, animal u objeto. Esto es completamente cierto. En efecto, los ojos tienen la capacidad de transmitir nuestra fuerza psíquica hacia una dirección en concreto.

Hoy día los estudios parapsicológicos modernos han demostrado que si existe el Mal de Ojo. Para evitar o reflejar este poder maléfico, nuestros antepasados utilizaron algo en contra, por lo que empezaron ponerse amuletos con forma de ojo.

El ojo turco vino a romper los maleficios, procurando una distracción rápida de la persona que intentaba concentrarse en nosotros al verlo y rompiendo así su concentración y fuerza de una forma sencilla y eficaz.

En teoria, la persona envidiosa acumula tanta maldad dentro de si misma que con tan solo fijar su mirada en la persona elegida, puede trasmitirle el mal de ojo, trayendo todo tipo de infortunios encadenados, y provocandole continuos episodios de mala suerte, enfermedades y desgracias.

Para protegerse del mal de ojo, afortunadamente existen técnicas y amuletos creados desde el principio de los tiempos, aunque probablemente la mejor barrera de proteccion es transmitir energia positiva.

Sea cual sea el talisman o amuleto que se use, bien para el uso personal o para el hogar, lo verdaderamente importante es hacerlo poniendo una gran fe en el, porque asi sera cuando nos proteja de la mejor manera posible. La fe es el mejor arma contra el mal de ojo.

En Espacio Místico te sugerimos usar un ojo turco cuando sientas que estas rodeado de mucha envidia, seas víctima de Mal de Ojo. Recomendamos que si tienes niños lo uses en el hogar pues como son seres tan puros, son los primeros que debemos proteger de las malas miradas y las bajas vibraciones que proyectan.

Para preparar espiritualmente el Ojo Turco contra el Mal de Ojo, debes sostenerlo en tu mano izquierda mientras rezas:

Salmo 91

El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.
Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.
No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.
Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.
Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos.
Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,
No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.
Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.
Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.
Lo saciaré de larga vida,
Y le mostraré mi salvación.

Para tener una hermosa mirada, lo primero que debemos hacer es mirar con amor a los demás.

Seamos grandes

 

Mariana Soto

Interprete del Tarot Sideral
Terapeuta Espiritual
Se Sociable, comparte!