Se Sociable, comparte!

Florence Nightingale

12115727_541980865950088_5804229908451366562_n

“La Dama de La Lampara”

Sintió el llamado de Dios para cuidar de los enfermos y heridos

Florence fue duramente criticada por realizar una ocupación que socialmente estaba mal considerada, ya que aquellas mujeres trabajaban en unas condiciones ínfimas.

Cuando decidió dedicarse al cuidado de los demás, su conocimiento de la enfermería se reducía al cuidado de familiares enfermos. Además de no ser una profesión conveniente para una mujer de la alta sociedad, las personas que se dedicaban a dicha profesión no eran consideradas educadas ni bien formadas.

Su aportación más importante fue durante la Guerra de Crimea (1854-1856), contienda a la que logró desplazar unas 40 enfermeras cuyo trabajo fue clave para reducir el número de fallecidos en los hospitales de campaña.

De allí procede su sobrenombre, extraído de una crónica de The Times en la que se narraba cómo, cuando todos ya dormían, la dama seguía haciendo interminables rondas entre los enfermos, iluminándoles con una pequeña lámpara.

Una historia de lucha en beneficio social.

12122671_541980939283414_8331956690241178502_n

Florence nació el 12 de mayo de 1820 en Florencia, Italia. Fue criada en la alta burguesía londinense, pero se rebeló contra su familia y en 1837 comenzó a trabajar como asistente sanitaria.

Creció en el sofocante ambiente victoriano inglés y sus rígidas convenciones sociales, especialmente aquellas que orientaban la educación y futuro de una mujer pudiente para ser madre y esposa.

No obstante, desde muy temprana edad Florence se rebeló contra el protocolo y anunció que deseaba dedicar su vida al servicio de los demás, incluso afirmando que había recibido “una llamada de Dios”.

A los 24 años y a pesar de la oposición familiar, la refinada joven se enroló en un curso de enfermería y aprovechó la fortuna familiar para realizar largos viajes por Europa y Egipto. Todos los aprendizajes de esos viajes los puso por escrito.

Cuando en las costas del Mar Negro, Inglaterra, Francia y el Imperio Otomano se enfrentaban a Rusia en la Guerra de Crimea para evitar la influencia de este último país en Tierra Santa, Florence se embarcó hacia la zona con un equipo de 38 enfermeras y 15 monjas católicas que ella misma había formado.

Una vez en el hospital de campaña, su primera observación tuvo que ver con la falta de personal médico y el agotamiento permanente que sufrían debido al enorme número de heridos y enfermos, además de la poca atención que los oficiales militares prestaban a las víctimas, la mala comida y la falta de medicinas.

Florence escribió directamente al periódico The Times de Londres pidiendo una solución a la precariedad de las instalaciones y consiguió que el gobierno formara una comisión, que diseñó y construyó un hospital de campaña desmontable, conocido como el Hospital Renkioi. Rápidamente la tasa de mortalidad se redujo en un 90%.

Aunque se ha debatido sobre el alcance de la responsabilidad de Florence en el mejoramiento de la mortalidad de los hospitales de campaña durante esa guerra, no cabe duda que sus acciones promovieron una inmediata mejora en la atención médica a los pacientes. Más aún, después de la guerra, Florence entendió con más claridad la importancia de la higiene y centró sus esfuerzos en paliar los contagios.

En 1855, gracias a donaciones privadas, se estableció el Fondo Nightingale para la formación de enfermeras. Utilizando su legado patrimonial de aproximadamente 45.000 libras, Florence fundó la Escuela de Formación Nightingale en el Hospital de St. Thomas en julio de 1860, que aún funciona bajo el mecenazgo del King’s College en Londres. Así mismo Florence continuó su labor de escritora publicando, entre otros muchos, “Notas sobre Enfermería”, que aún se utilizan en escuelas y universidades del mundo.

12108246_541980922616749_6989442012159864405_n

 

Florence Nightingale dejó un importante legado a los hospitales y clínicas de todo el mundo. Sus esfuerzos y dedicación por el cuidado de los enfermos y las víctimas de la guerra destacan como un avance crucial en el aumento de las expectativas de vida en todo el planeta. La dama falleció plácidamente en 1910, pero la luz de su lámpara aún brilla.

 

Mariana Soto

Terapeuta Espiritual

Intérprete Profesional del Tarot Sideral

12096107_541980979283410_2949040079123908692_n

Se Sociable, comparte!